Artículos

 Ante el cúmulo de reacciones castrenses encontradas, se cuelga el escrito que ha remitido el militar que ha sido asesor de la serie:

Mis Coroneles, compañeros de Armas todos:

De muchos de ustedes es sabido, y sino se lo traslado en estos momentos, que recientemente se ha estrenado en TELE 5 una serie titulada “Los nuestros”, cuyo tema central son las actuaciones de un grupo de Boinas Verdes españoles en Mali. Tal emisión, tiene lugar los lunes a las 22.30 horas y aún quedan algunos capítulos por presentar.

Como quiera que ha suscitado tantas críticas como elogios, por considerar el tema de importancia en el ámbito de la comunicación interna, como Oficial de Comunicación, les traslado la carta difundida por el Teniente Coronel García y Perez, asesor militar de la serie del asunto:

 

De: JUAN GINÉS GARCÍA Y PÉREZ
Fecha: 05/03/2015 21:40 (GMT+01:00)
Para:
Asunto: Otro punto de vista

Queridos compañeros y amigos:

Ya  había leído bastantes críticas sobre la serie Los Nuestros y ahora algunos de vosotros me habéis hecho llegar cartas particulares, escritas por militares, que corren por las redes del Ejercito. No tengo intención de contestar a ninguna, pero como más de uno se habrá sentido defraudado, me gustaría tener la oportunidad de aportaros otro punto de vista.

Contaba con ese tipo de críticas, no os quepa duda. La sensación que me queda es agridulce, de alegría por el éxito inicial de la serie y de desazón por el rechazo provocado en parte de mis compañeros. Y entiendo su enfado, porque hay muchas cosas que a mí tampoco me gustan nada, pero hay que tener en cuenta que estamos ante una serie de entretenimiento, no ante un documental; que los guionistas introducen elementos que a nosotros nos parecen chorradas, pero que amplían notablemente la audiencia, y que en nuestro cine casi siempre hemos percibido intención de denostar al militar, mientras que aquí es todo lo contrario.

Cuando me llegó el guion del primer capítulo me quedé de piedra; lo primero que pensé fue: yo no puedo participar en esto…salvo que exista posibilidad de cambiar muchas cosas. La historia estaba plagada de estereotipos, pero detecté claramente la intención de dejar a nuestros soldados en buen lugar, lo cual era alentador. Mi primera reunión con el equipo de producción confirmó esta impresión positiva y pronto pude comprobar que no estaba equivocado.

Para que os hagáis una idea el capitán –Hugo Silva- no sólo había tenido un romance con la tiradora de precisión sino que, además, era un alcohólico rehabilitado y un verraco que se había tirado a la mujer del coronel, lo que daba lugar posteriormente a alguna escena desagradable. En la secuencia en la que se veía por primera vez a los boinas verdes, nuestros chicos se inflaban de repartir leches a los guiris en un bar. Al entrar en el comedor de la base en Mali, se colaban delante de los que esperaban pacientemente en fila, porque eran más chulos que nadie…Pues bien, todo esto y unas cuantas cosillas más, desaparecieron tras la primera revisión del guión. No era mal comienzo.

Alguien puede pensar que los guionistas andaban muy despistados, pero resulta que el cine bélico norteamericano está repleto no sólo de héroes, sino también de cornudos, de borrachos, de machistas, de porreros, de camorristas,…y no pasa nada. Sin embargo aquí, Los Nuestros está provocando más polémica que cualquier película española anterior sobre tema militar ¿Por qué? Pues probablemente porque había despertado grandes expectativas y a muchos les ha decepcionado. La serie tiene fallos, por supuesto -¿hay alguna que no los tenga?- pero también innovaciones y detalles buenos. Me han admitido un montón de propuestas que han llegado a cambiar partes del guión, a introducir personajes que antes no existían, a crear nuevos decorados, …y todo eso cuesta mucho dinero y trabajo. Sin embargo otras, sencillas y sin coste alguno, han quedado como estaban. Pero eso es lo normal, mi misión era asesorar, hasta resultar coñazo a veces, pero la decisión final correspondía a otras personas que conocen muy bien su profesión. Y los fallos no siempre son tales, sino recursos artísticos o licencias literarias para aumentar audiencia o hacer más inteligible determinadas cosas.

 Comprendo las críticas recibidas, sobre todo porque suelen partir de personas que aman nuestra Institución y escriben con ánimo de defenderla. Algunas, incluso, las comparto. Pero señores, hay que entender que una película plagada de detalles estrictamente militares, sin concesiones de ningún tipo, puede emocionarme hasta el punto de pintarme la cara mientras la veo sentado en el sofá, pero mi entusiasmo será compartido por…¿cien mil espectadores, quizás alguno más? Y seremos los de siempre: gente del gremio y unos cuantos partidarios.

¿Alguien piensa que me gusta la cresta macarrónica del teniente, el magreo chabacano en el camión o la coña de pegarle un tiro a una cabra inocente? Pues no, no me gusta nada. Pero da la casualidad de que estas cosas, combinadas con las típicamente nuestras y otras más, pueden llegar a sentar una numerosa audiencia frente al televisor.

Guste o no, los comentarios a favor de Los Nuestros son abrumadoramente más numerosos que las críticas. Por una vez, las redes sociales se han llenado de comentarios  a favor del Ejército, sorprendidos de ver en la tele a nuestros soldados pegando tiros en vez de repartiendo bocadillos. Trending Topic, ni más ni menos. Si para ello he de tragar con la cresta, el magreo, la puta cabra y otras cosas, lo hago encantado. Porque, por una vez, una serie española se pone de nuestro lado, sin complejos. Porque, por una vez, una serie española está dedicada a nuestros caídos en zonas de operaciones. Porque, por una vez, una serie española tiene cojones de decir que, aunque nuestra herramienta sea un arma, aunque tengamos que matar, somos los buenos. Con sus fallos y sus aciertos, Los Nuestros ha conseguido que POR PRIMERA VEZ, nuestros soldados sean los héroes de casi cuatro millones de espectadores.

Así que estoy orgulloso de haber participado en ello, ¿sabéis por qué? Porque, al igual que mis detractores, también amo al Ejército y creo sinceramente que el resultado va a ser muy positivo para nuestra Institución. ¿Qué me he ganado el desprecio o la ojeriza de unos cuantos miles de militares? Pues lo siento de verdad, pero espero que entiendan que a ellos no hace falta ganarlos para la causa y a los que hay que captar es a los de fuera, a los que no nos conocen.

Me gustaría que, del mismo modo que las críticas han corrido por la red, se difundiera también mi mensaje en sentido inverso. Parece justo, ¿no? A fin de cuentas, sólo es otro punto de vista.

 Juan Ginés García y Pérez

Teniente Coronel de Infantería (reserva)

Asesor militar de Los Nuestros

Siempre a la orden.

    Tte. Coronel D. Javier Nicolás García-Calvo y Díaz

                 Jefe de la Oficina de Comunicación del CGTAD.

                 Fijo: 96 196 30 72 (832 30 72)

                 Móvil: 630 77 93 27 (841 32 35)

                 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla." target="_blank" shape="rect">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Los actores fueron entrenados por un antiguo mando del Grupo de Operaciones Especiales. El ministerio prestó vehículos, helicópteros, material y abrió los acuartelamientos a Mediaset.

150305 actores ECDIMA20150304 0011 16

La emisión del primer capítulo de la serie ‘Los nuestros’ ha generado reacciones opuestas. Algunos militares la han criticado, pero en Defensa hay una sensación de que la ficción ha conseguido recrear cómo es una misión de alto riesgo en el extranjero como la de Malí. La producción contó con el visto bueno del ministerio.

El Confidencial Digital publicó este miércoles la reacción crítica de algunos militares que criticaban la emisión del primer capítulo de la ficción producida por Multipark. La opinión del Ministerio de Defensa, sin embargo, es la contraria: hay satisfacción.

Desde el departamento que dirige Pedro Morenés se ha colaborado con especial dedicación en la producción de la serie. En varios aspectos:

-- Es la primera ficción española en la que han participado en el equipo artístico actores profesionales y miembros de las Fuerzas Armadas.

-- Dos ‘boinas verdes’ y tres integrantes del Regimiento de Infantería Ligera ‘Soria 9’ han trabajado en el rodaje de ‘Los nuestros’.

-- Los actores han recibido entrenamiento militar durante dos semanas en el cuartel general del mando de Artillería Antiaérea de Fuencarral.

-- Se les ha enseñado protocolograduaciónmaniobras, conocimientoarmamentístico y manejo de vehículos.

-- El Grupo de Operaciones Especiales (GOE) ha compartido sus conocimientos con los actores en el campo de maniobras de San Gregorio, en Zaragoza.

-- Los actores también han acompañado a militares profesionales durante tres días en el acuartelamiento Alférez Rojas Navarrete, de Alicante, para conocer qué hacen en su día a día y en qué consiste una jornada de su trabajo.

-- Un teniente coronel retirado, Juan Ginés García y Pérez, ha asesorado durante los últimos meses al equipo de ‘Los nuestros’. Se trata de un especialista delGrupo de Operaciones Especiales (GOE), una unidad de élite del Ejército.

-- Defensa también ha prestado vehículos, helicópteros, sistemas de comunicación, elementos de ambiente e instalaciones militares, como la base aérea de Getafe o el hospital Gómez Ulla.

-- El Ministerio también dejó que la presentación de la serie se celebrara en elacuartelamiento de Artillería de Fuencarral, justo enfrente de las instalaciones de Mediaset.

Se trata, por tanto, de una ficción que ha contado con el asesoramiento en todo momento del Ministerio de Defensa. El resultado final, además, ha sido positivo porque la ficción se ajusta a la realidad.

Respecto a las críticas concretas y los “errores de bulto” que destacaban algunos militares profesionales, fuentes cercanas a Defensa que han participado en el asesoramiento de la serie explican:

-- Sobre la escena que muestra a un oficial –teniente- con un fusil de asalto G-36: actualmente y desde principios del siglo XXI todos los combatientes de Operaciones Especiales (oficiales y soldados) llevan arma corta y arma larga(pistola y fusil de asalto).

-- Sobre el comentario “un militar asentando una ametralladora sin colocarla sobre el trípode” destacan: “En Operaciones Especiales no se suele llevar trípode por su excesivo peso”.

-- Por último, sobre la afirmación de que a “los militares en la serie se les ve con las manos en los bolsillos recibiendo órdenes de un superior”, las fuentes cercanas al ministerio de Defensa señalan: “Aunque no hay una disciplina rígida en Operaciones Especiales, sí se percibe en la serie una actitud de respeto hacia los superiores”.

El Confidencial Digital 05.03.2015

Joomla Templates by Joomla51.com